Ayuda Cristiana en Chile © 2021

BENDECIDOS PARA BENDECIR

¡Síguenos!

Fuimos  Creados

Para Servir.

DIOS QUIERE SALVARTE.

 

Columnista

Daniel Fernando Hernández

Jueves 07 de Noviemre de 2019

 

Muchos pierden todo lo que tienen por malas decisiones. Porque no han hecho nada bien, no han colocado a Dios en el primer lugar, quizás, está en algún lugar, pero no en el primero.

 

Lucas nos dice: Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás, pero, si entregas tu vida por mi causa, la salvarás.

Salvará quiere decir: sózo

del primario  sós (contracción por el obsoleto  sáos, «seguro»); salvar, i.e. librar o proteger (literalmente o figurativamente): hacer salvo, librar, misericordia, preservar, salvar, sanar, sano.

 

Maravillosa es la palabra de Dios, en que área necesitas que Dios te salve,

EL TIENE EL PODER.

 

Esta es la clave de tu éxito o fracaso, esta es la clave de que vivas una buena vida en esta tierra o vivas una mala vida, en la tierra de los vivientes.

 

Añade: ¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero, pero te pierdes o destruyes a ti mismo? Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en su gloria y en la gloria del Padre y de los santos ángeles.

Les digo la verdad, algunos de los que están aquí ahora no morirán sin antes ver el reino de Dios».

 

Aparte del mandato “sígueme”, este dicho se repite más veces en los Evangelios que cualquier otro dicho de Cristo.

Luc_17:33; Mat_10:39; Mat_16:25; Mar_8:35; Jua_12:25. Luc_14:11.

 

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; -- Observe la palabra “porque”. Lo que dice ahora se pone en contraste con lo que acaba de decir. Negarse a sí mismo, tomar su cruz cada día, seguirme porque “Todo el que quiera salvar su vida” (la persona que no quiere negarse a sí mismo, no quiere tomar su cruz y no quiere seguir a Cristo) la perderá. Tal persona quiere “salvar” - usar, aprovechar -- su vida para sí misma, pero al hacerlo no la salva sino que la pierde.

 

¿Cómo “salvan” su vida los que no quieren negarse a sí mismos, tomar su cruz y seguir a Cristo? (1) Algunos son como el rico de Luc_12:16-21. Viven para ganar más posesiones materiales; (2) otros se aferran al placer de toda clase; (3) otros se dedican a sus familias; su vida es su familia; (4) otros no se niegan a sí mismos porque no quieren llevar “la cruz tan pesada” de asistir a los servicios (para los tales la religión es pura carga pesada y el pensamiento de “tener que” levantarse el domingo y alistarse para ir al culto es un pensamiento nada placentero; quieren el día para sí mismos: para dormir o descansar, para pasearse, para visitar parientes y amigos o para una variedad de otras actividades; (5) otros no se niegan a sí mismos porque no quieren llevar la cruz de dejar de tomar una que otra cerveza con los amigos, o no quieren preocuparse si quieren de vez en cuando echar maldiciones, contar chistes sucios, en fin, no quieren tener que cuidar su habla; (7) a otros no les gusta la idea de controlar los corajes, pues les gusta enojarse y decir cosas o arrojar cosas para desahogarse un poco. En fin, “el que quiera salvar su vida” es la persona que quiere “estar libre” para hacer su propia voluntad. Estos no saben que en lugar de “estar libres” en realidad son esclavos del pecado (Jua_8:34).

 

Hay docenas de otros objetivos, razones y metas, pero lo que todos tienen en común es que substituyen a Cristo en la vida. Todos los que rehúsan negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir en pos de Cristo quieren salvar su vida, es decir, usarla como ellos mismos la quieren usar. Quieren hacer su propia voluntad en lugar de hacer la voluntad de Cristo. (La misma actitud prevalece entre las iglesias establecidas por los hombres: quieren adorar y servir a Dios según sus propias ideas, siguiendo su propia voluntad, y luego esperan que el Señor les reciba como fieles seguidores).

La consecuencia muy triste es que todos estos que “salvan su vida” (la usan para sí mismos) la van a perder. Quieren usar su vida como ellos quieren por unos cuantos años, y luego tendrán que sufrir la consecuencia en el fuego del infierno no por cien años, ni por mil años, sino eternamente.

 

-- y todo el que pierda su vida por causa de mí (la causa mía), éste la salvará. - 17:33; Mat_10:39. Véase la figura de Jua_12:24, “si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. 25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará”. Como grano de trigo Jesús murió para llevar mucho fruto. Nosotros también debemos “caer en la tierra y morir” para llevar fruto.

 

Perder la vida por la causa de Cristo significa dedicarse a su servicio, buscando primeramente su reino y su justicia (Mat_6:33), trabajando en la obra de la evangelización (Hch_8:4), edificación (1Ts_5:11) y benevolencia (Mat_25:35-40). Según Mar_8:35, Jesús dice, “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará”. ¿Estamos perdiendo nuestra vida por causa de Cristo y del evangelio?

 

De hecho salvamos la vida ahora. Aunque tengamos que llevar una cruz en esta vida, todas las pruebas obran a favor nuestro. Léanse con cuidado Rom_5:3-5; Rom_8:28; 2Co_4:15-18; 2Co_12:8-10; Stg_1:2-4, etc.

 

Pero sobre todo si somos fieles hasta la muerte, Dios nos dará la vida eterna con El en el cielo. De esta manera verdaderamente salvamos la vida.

 

 

 
X
Password:
Wrong password.